martes, 11 de marzo de 2014

Voluntariado Ambiental Monte Mediterráneo

 ¡Hola compañeros! Empiezo esta semana hablándoos sobre el voluntariado que hice este fin de semana en Cazorla.

En 2001 en el Puerto de las Palomas ardieron unas 800 ha de forma intencionada y a día de hoy la cubierta vegetal se está recuperando y muchas especies vegetales ya han colonizado el medio, aún así, queda mucho por hacer y  todavía se está llevando a cabo la repoblación de la zona. Gracias a este tipo de actividades la gente puede ayudar a restaurar la zona afectada y se implican de esa forma en la conservación del patrimonio.

Cuando me enviaron el programa y supe de que se trataba no dude un instante y me apunte rápidamente, la verdad es que fue un fin de semana estupendo, aprendiendo, ayudando y conociendo a gente.
Es la primera vez que participo en un voluntariado de este tipo y quiero compartir con vosotros mi experiencia, que no toda ha sido buena.




El sábado día 8 a las 8:00 de la mañana el autobús nos vendría a recoger y para ser puntuales se decidió quedar a las 7:45 para prepararlo todo, a esta hora la mayoría de la gente empieza a llegar, quedando algunos rezagados como siempre ocurre, en este caso el propio monitor que llego 20 minutos tarde.
Mientras esperábamos conocí a un par de personas e incluso me encontré con viejos amigos, una gran sorpresa para mí.

Como se nos hizo tarde debido a este percance y además nos encontramos con un “imprevisto” (la zona donde íbamos a reforestar estaba inundada) se tuvo que retocar un poco el programa previsto así que al llegar a una zona donde más o menos se podía repoblar nos pusimos manos a la obra.



Oborus con el medioambiente
En este momento fue cuando pensé –¡Dios, qué horror!- , los motivos son diversos, por ejemplo, la zona que íbamos a reforestar ya estaba en una etapa en la que la cubierta vegetal estaba creciendo teniendo ya matorrales y algunos árboles, pequeños eso si, por lo que el espacio para nuevas especies era relativamente pequeño, no hay que pensar en el presente a la hora de plantar un árbol sino en el futuro, ese árbol que plantemos crecerá y tendrá competencia con el resto por la luz y por los nutrientes del suelo, por esto se debe de tener una separación adecuada. Lo siguiente es que nos dieron para plantar encinas y quercus, hasta ahí bien, pero al ver los pinos…. Los pinos son los que más se utilizan para reforestar y esto se debe a que es barato, en realidad el pino en esa zona no agarra bien y en el caso de que lo haga acidifica el suelo por lo que alrededor no crecerá nada.

Con esto quiero decir que hay muchas zonas  en las que solo se han repoblado con pinos y a la larga esto repercute en el ecosistema provocando que no haya demasiada diversidad, si solo hay pinos la biodiversidad ya de por si es baja (solo hay una especie arbórea) y seguirá disminuyendo por la acidificación del suelo, si el pino pone el suelo un poco mas ácido de lo normal, el resto de plantas no tendrán ocasión de germinar y de crecer por lo que no habrá hierbas ni arbustos que dan alimento y refugio a insectos y otros animales.
En este caso como mezclamos los tipos de árboles no tendría tanta repercusión como en el caso anterior.
Otro problema, ya este es por organización, es la falta de material, para 40 personas que estuvimos solo había 5 azadas por lo que estuvimos mas esperando para poder cavar que plantando, aun así como teníamos que buscar un lugar adecuado aprovechamos el tiempo y cada uno plantamos unos 3 árboles de media en el rato que estuvimos.

Después de esto nos volvimos al autobús y seguimos el viaje hasta llegar al Centro de Capacitación y Experimentación Forestal de Vadillo – Castril, ( enlace propocionado por el blog de Esteban Ruiz Ortega " Eventos y Vivencias de una agente del Medioambiente") es un sitio espectacular, muchos incluido yo nos esperábamos un sitio algo normal y para dormir pues una habitación con literas, pero cuando lo vimos nos encantó, teníamos para nosotros 3 casas (para 14, 8 y 7 personas) cada una con habitaciones de 2 y de 3 camas, con su baño (con jabón ecológico), su salón y su cocina, una maravilla de casa para pasar un tiempo en la naturaleza.




Al explorar un poco el centro y explicarnos unas cosillas pasamos a la hora de la comida para después irnos de senderismo a la ruta de la Cerrada de Utrera, un recorrido en círculo  donde pudimos ver unas vistas maravillosas y algunos efectos del agua en los rocas como por ejemplo los surcos que deja el agua al bajar por la roca buscando la parte más débil.

Surcos formados por el agua al deslizarse





Si quieres más información de esta ruta visita; "Ruta de senderismo Cerrada del Utrero y Cascada de Linarejos"

Una vez volvimos al incio, a nuestro “querido” monitor se le ocurrió  de ir a la central hidroeléctrica y nos gusto la idea, no sabíamos como acabaría esa decisión.
Volvimos a bajar por el camino para luego desviarnos por otro sitio y estuvimos andando sin parar hasta que el monitor se desorientó un poco (menos mal que tenía mapa), llegamos al lugar pero no podíamos bajar por el camino porque estaba inundado así que algunos bajaron por otro sitio rodeando, al subir nos dijeron que estaba abandonado y volvimos por donde vinimos

Al llegar de nuevo al Centro y descansar un poco era hora de ponernos con la teoría para poder reforestar de otra vez con una técnica que nunca antes había visto.
Nos estuvieron explicando la técnica llamada Nendo Dango que significa del japonés “bola de arcilla”, un invento de Masanobu Fukuoka que apostaba por la agricultura natural.

Masanobu esparcía semillas de trébol blanco, trigo y arroz por el campo sin necesidad de arar ni ningún método, todo el proceso quedaría “atrapado” en el ciclo natural y no por la mano del hombre. El trébol tiene la peculiaridad de fijar nitrógeno, entonces el suelo se enriquece con este nutriente y el arroz no crecería pero si el trigo al tener más ventajas, pues se solucionaría el problema del déficit que tendría estando solo, al segar el trigo, toda la poda la dejaba en el suelo utilizando como abono natural, por tanto el suelo se enriquece de nuevo, a la llegada de las lluvias el campo se inundaría, de esta forma el trébol se delita y con esto el arroz podría crecer sin problemas, una vez segado el arroz y dejado el desecho en el campo para abono, el suelo se vuelve a enriquecer y comenzaría de nuevo a esparcir las semillas. Con esto el suelo siempre está en estado óptimo para cultivar y la alternancia de cosechas hace que sea más productiva.

Para lograr esto se utiliza Nendo Dango, una bola de arcilla que encapsula a las semillas (pueden ser iguales o las podemos mezclar) para poder darles protección frente de depredadores como pájaros y hormigas, otorgarles los nutrientes necesarios para su germinación, puesto que la arcilla está mezclada con un mantillo natural y repelente natural también, como la pimienta. Con las primeras lluvias la arcilla se deshace y retiene humedad por lo que las semillas se encuentran en un estado más que favorable para poder germinar.

Una vez explicada la teoría nos pusimos manos a la obra, nuestro monitor repartió arcilla, mantillo y semillas, en un buen rato preparamos todo para el día siguiente.


Una vez finalizado este taller nos explicó cómo íbamos a lanzar las bolas de arcilla o bombas e igualmente se nos explicó el experimento que se realizaría al día siguiente para la germinación de semillas, unas sin nada (serían el control) y otras encapsuladas en estas bombas, todo esto en una pequeña parcela dividida en 4 cuadrantes.

Posteriormente a esto era el rato de relax, cena y diversión, la Asociación Juvenil de Jaén Oborus entra en acción e hizo una pequeña iniciación a Los hombres lobo, el juego de una forma improvisa (haciendo las cartas en trozos de papel) arrasó prácticamente, a todos les gusto y querrían jugar partida tras partida hasta que les pudo el cansancio y poco a poco nos acostamos todos para el siguiente día.

Para el segundo día de voluntariado nos dieron el desayuno (con merienda incluida) para tener fuerzas suficientes para la segunda reforestación, nos esperaba una largo camino, puesto que la zona para reforestar se encontraba mucho mas abajo de donde nos quedamos ayer. Una vez llegamos preparamos todo lo necesario y tras una larga explicación montamos nuestros experimentos y tras verificar que todo estaba en orden y tomar las coordenadas para volver al año siguiente lanzamos las bombas para otra reforestación en la misma zona.

Añadimos en cada esquina banderas de un color específico para determinar los cuadrantres


Al volver al Centro nos tenían preparada una rica paella con su postre y al terminar de comer y descansar un poco en el sol era hora de ver una película La crisis carnívora” una película de animación de Pedro Rivero. 


Os dejo la sinopsis
Gracias al Pacto Vegetariano, todos los animales conviven en paz y armonía. Todos menos uno: la hiena Crevel, que vive con la angustiosa sensación de no volver a comer carne. Decidido a calmar su apetito, una noche Crevel acude al cementerio dispuesto a devorar los cadáveres, pero no puede hacerlo: ¡no hay ninguno! El león Pérsicus y su consigliere, el tigre Altaicus, han organizado toda una red alimenticia con los difuntos para mantener sus hábitos carnívoros. Al ser descubiertos, acusan a Crevel de la brutal profanación, obligándole a huir de la ira de los herbívoros. Pero Crevel regresará del exilio con un plan para derrocar a los felinos. Oculto bajo el disfraz del jabalí Willy, propone a los herbívoros una gran alianza para tomar el poder, valiéndose del recuerdo de un héroe legendario que se enfrentó en su día al consigliere Altaicus: el lobo Wolfeimer.
Personalmente no me gusto la película para nada, no tiene sentido alguno, es liosa de seguir y un vocabulario demasiado… “exquisito” para que los niños no puedan verla.
Significado ambiental de la película, básicamente que los animales no pueden ir en contra de la naturaleza pero nadie saco ese mensaje, como he dicho es muy liosa.
Finalizada la peli y el debate era hora de partir con un viaje algo largo para mi gusto.

Para acabar debo de decir que esta experiencia a pesar de tener pequeñas cosas que no me han gustado como la falta de organización y la impuntualidad del monitor, ha valido la pena, he ayudado a reforestar una zona, la cual sin ayuda tardaría muchos años en estar como estaba antes, he aprendido nuevas técnicas de cultivo y visto grandes “monumentos” naturales y como no, he conocido a gente maravillosa que respetan y se preocupan por el medioambiente, espero volver a verlos pronto y que les vaya bien en todo lo que se propongan.


Todos juntos podemos cambiar el mundo.






No hay comentarios :

Publicar un comentario

Subir