domingo, 2 de marzo de 2014

Ni Un Pez Por la Borda

¿Os acordáis de las famosas campañas de FROM? El Fondo de Regulación y Organización del Mercado de los Productos de la Pesca y Cultivos Marinos llevaba a cabo desde mediados de los 80 la campaña de “Pezqueñines ¡No, gracias!” para poder denominar así a las especies pesqueras que no superan determinada talla mínima para poder pescarla y que así puedan crecer y reproducirse.




Esta campaña era muy buena, no solo para nosotros sino también para los peces y el ecosistema, si solo nos dedicamos a pescar y comer y no miramos por los peces que estamos consumiendo, estos algún día desaparecerán, los peces pequeños no podrán reproducirse o cada vez le resultará más difícil, hasta que llegue un día que signifique su total extinción. Esto para nosotros solo sería el no poder comer más este tipo de pez e irse a por otro, pero para el ecosistema es un problema grave debido a que se “desestabiliza”, con esto quiero decir que si alguna especie falta, otra especie se vería afectada y a su vez otra por la falta de alimentos, es decir la red trófica se vería afectada y se produciría un cambio brusco en el ecosistema que bien puede volverse a estabilizar (depende de los casos y del ecosistema) o bien puede desencadenar su destrucción.
La destrucción del ecosistema no solo se basa en la escasez de alimento, también por la falta de depredadores, el ejemplo de los conejos y los zorros es muy fácil de entender para estos casos y es lo siguiente, si desaparece el conejo en un ecosistema el zorro se ve afectado, no tiene alimento con lo cual los pequeños no podrán crecer y reproducirse de una forma sana, eso si antes no mueren de hambre. Ahora imaginemos que la especie que desaparece son los zorros, los conejos ya no tendrían depredadores y estos crecerán y se multiplicarían de forma exponencial hasta que se queden sin alimento y mueran por lo que, nos quedamos sin zorros, sin conejos y sin vegetación porque los conejos serían como una plaga arrasándolo todo.

Por esto mismo se hicieron estas campañas tan maravillosas y la Unión Europea estableció también una determinada cantidad de peces que se pueden pescar y llevar a la lonja, todo esto a simple vista queda muy bonito y sostenible, preocupándonos por el ecosistema, pero si profundizamos más, tiene un trasfondo muy oscuro y de aquí surge la campaña “Ni un pez por la borda” para denunciar los descartes en la pesca.

No solo los peces grandes se descartan al superar esta cuota, los pequeños también entran en este saco, al quedar atrapados en la red, inevitablemente suben a bordo, aquí creía que los lanzaban al agua rápidamente o bien los metían en algún tanque para después liberarlos de una forma más tranquila pero no, lo que hacen es volcarlos a todos a unas cintas transportadoras y ahí se clasifican los peces, cuando llegan los pequeños que no son aptos para la pesca se lanzan al mar todos muertos, los demás peces que si aptos se juntan y si superan la cuota marcada por la UE se tiran al mar, también muertos. Entonces esto lo que es, sin lugar a dudas, un retorcido efecto secundario de las políticas de cuotas que fija la Unión Europea, pensadas para proteger las especies y que multan a los pescadores si desembarcan en las lonjas pescados protegidos.

Con esta campaña y todos los que colaboran en ella, el Parlamento Europeo y del Consejo de Ministros han llegado a un acuerdo sobre la Política Pesquera Común, se ponen fin a 30 años de mala gestión en las aguas europeas. No se ha llegado a una prohibición total de los descartes, pero se ha introducido en la nueva ley que gobernará al menos la próxima década nuestros mares la obligación de al menos llevar a puerto el 95% de las capturas. Esto debería reducir de forma masiva este desperdicio que hoy está causando que 1,7 millones de toneladas de peces se tiren por la borda cada año en Europa.


Detrás de unas campañas para concienciar a la población para que no consuman peces pequeños y unas cuotas marcadas por la UE para no permitir el exceso de pesca y acabar con las especies, se oculta una verdad impactante que para dentro de unos 50 años será el colapso de muchas especies marinas.

Si quieres unirte a "Ni un Pez por la Borda" y colaborar para que esto pare, pincha en el enlace
http://www.niunpezporlaborda.org/ y firma por una buena causa, juntos podemos cambiar todo esto.






2 comentarios :

  1. Más oscuro es aún que esos peces no vuelvan al mar. Aunque estén muertos suponen material biológico que vuelve al mar. Lo que se propone es que se utilice TODO lo que se pesca, fomentando la sobreexplotación NO PIENSO FIRMAR ESTE DISPARATE.

    ResponderEliminar
  2. Lo que da a entender es que tenemos que tomar conciencia y no pescar a los peces que aún son pequeños, con estas campañas lo que se consigue es que haya menos consumo de dichos peces, los pescadores dejarían de capturarlos al perder tiempo y dinero.

    Aunque lo que se tiene que hacer es poner una mejor técnica de pesca con una mayor eficiencia y punto, las redes más grandes para que no queden atrapados los peces descarte, no que quieren arrasar con todo para ahorrar tiempo.
    Y por otra parte, cada uno es libre para hacer lo que quiera, si no quieres firmar pues no firmes, yo solo informo.

    Muchas gracias por comentar y compartir tu opinión.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Subir