viernes, 6 de diciembre de 2013

Paradoja de Jevons; el capitalismo y la maldición de la eficiencia energética

Banner 20 VerdeZona

Esta semana voy a hablar de una paradoja que me vino a la cabeza, y la voy a contar porque es bastante interesante aunque en sí es un poco liosa, así que tratare de explicarla de una forma muy simple para que se pueda entender a la perfección, se trata de la Paradoja de Jevons: el capitalismo y la maldición de la eficiencia energética.

Este tal Jevons, o mejor dicho William Stanley Jevons, no pretendía crear una paradoja ni mucho menos, y tampoco crearla en el sentido ambiental con la eficiencia energética, incluso fue olvidada durante la mayor parte del siglo XX y ha sido redescubierta en décadas recientes.

Todo empezó en el siglo XIX, el siglo del carbón, el mismo que impulsó la industria británica y, en consecuencia, al Imperio Británico.

En estos momentos, Jevons se planteó que la producción industrial podría ser amenazada a largo plazo por el agotamiento de las reservas de carbón.

Sostenía que el crecimiento de la industria británica dependía del carbón barato y que un incremento del coste del carbón, al explotar las minas más profundas, llevaría a una pérdida de la “supremacía comercial” y, por consiguiente, al freno del crecimiento económico que se generaba con la estabilidad de la industria.

Jevons con esto se equivocaba de cierta forma puesto que la producción británica de carbón, con una demanda en ascenso, llegó a duplicarse durante 30 años. En el caso de Estados Unidos, que había comenzado con un nivel muy inferior respecto al nivel británico, se llegó a aumentar 10 veces.

Aun así no estaba del todo equivocado, puesto que esta paradoja que él creó sigue siendo considerada uno de los primeros descubrimientos de la economía ecológica.

La forma normal y la que todo el mundo ve es que la caída de la oferta del carbón generaba nuevas formas de utilizarlo, tanto de forma eficiente como de una forma económica, por lo que no habría un problema en la oferta, y en consecuencia la cantidad de trabajo a través del carbón se incrementa, mientras la cantidad de carbón que se consume se mantiene constante o en disminución.

Por el contrario, Jevons afirmaba que una mayor eficiencia en el uso del carbón como fuente energética solo generaría un aumento de la demanda de ese recurso, esto es porque la mejora en la eficiencia conduce a la posterior expansión económica.

Por lo tanto, quiere decir que, con cada innovación tecnológica, la eficiencia es mejor, por lo que se utilizaría más de lo necesario y, como consecuencia, se utilizaría más ese recurso que si no hubiera tecnología punta.

Vamos con un ejemplo para que lo entendáis mejor, el mismo que Jevons explicó y más adelante pondré ejemplos más actuales.

Cada innovación tecnológica en la producción de motores a vapor es el resultado de un motor más eficiente termodinámicamente, y con cada motor nuevo, ya mejorado, se observa que hay un incremento en la utilización del carbón.

El motor Savery fue uno de los primeros a vapor y se decía que era tan ineficiente que el coste del funcionamiento era tan elevado que dejó de utilizarse, es decir, no consumía carbón por su alta tasa de consumo.

Sin embargo, los modelos exitosos y que eran más eficientes, como el motor Watt, condujeron a mayores demandas de carbón con cada sucesiva mejora, y esto quiere decir que con cada una de las mejoras del motor se acelera el consumo del carbón.

Por lo tanto, lo que la paradoja trata de explicar es que al aumentar la eficiencia de un cierto producto, el consumo del recurso que nos haría falta se incrementa porque dicho producto se utilizaría más.
Paradoja de Jevons

Si todavía no se ha entendido del todo, pondré unos ejemplos más actuales para que “pilles” el concepto de la paradoja, y un ejemplo claro pueden ser las famosas bombillas de bajo consumo. 

Este tipo de bombillas no sólo consumen menos sino que duran más tiempo que las bombillas normales, por lo tanto, hacen que consumas mucho menos por más tiempo.

Es una buena mejora respecto a las bombillas comunes,  pero si aplicamos la paradoja ocurriría lo siguiente: si tenemos bombillas de bajo consumo podría provocar que las personas las dejen encendidas innecesariamente porque consumen poco (esto lo hace mucha gente).

Por lo tanto, esto hace que el consumo de electricidad no se reduzca, por lo que tener bombillas normales y de bajo consumo es prácticamente lo mismo porque no se hace un uso moderado de las de bajo consumo y, sin embargo, te preocupan las bombillas normales y estás más pendiente de no malgastar.

Otro ejemplo puede ser el consumo de papel con la nueva era informática. Antes no existía el ordenador ni la tan maravillosa tecnología para comunicarse, así que por aquella época el consumo de papel era más o menos moderado, se imprimían los libros necesarios o las cosas sólo imprescindibles puesto que costaba lo suyo.

Hoy en día, con tantas innovaciones y mejoras, el pasarse información es tan fácil con un simple correo que llega un día en el que estás saturado. Incluso, miles y miles de PDFs y documentos de Word se envían a distintos sitios en tan pocos minutos, y es tan fácil darle al botón de imprimir que el consumo de papel ha aumentado considerablemente respecto a años anteriores, aunque se diga que con las tecnologías se ahorra en papel, a la larga es todo un engaño.

Además, a causa de esto, se ha aumentado también la demanda energética un 8 o 10%, y eso que cada vez los ordenadores, portátiles, tablets, etc; son más eficientes energéticamente, pero por eso mismo estamos muchas más horas.

Ahora están sacando lavadoras de bajo consumo, todo por el planeta, y creo que a la larga el incremento del uso de agua en las viviendas aumentará por esto mismo.

Como la nueva lavadora ahorra en luz y en agua no importa lavar cuando la lavadora esté media, es de bajo consumo, y gastará igual que una normal de hace muchos años, pero esto también depende mucho de las personas y de su implicación con el medioambiente.

Programa Eco aparatos

Lo mismo ocurre con los móviles, son súper potentes, con infinidad de cosas y gastan menos en comparación a los primeros móviles, sin embargo hay mucha gente tan enganchada a ellos que prácticamente tienen el móvil siempre conectado al cargador… ¿Para qué tener un móvil así? Mejor que se compren un teléfono fijo.

No por tener un aparato de bajo consumo y de última generación vamos a ahorrar en electricidad o en el recurso que necesite para su funcionamiento si no sabemos usarlo.



5 comentarios :

  1. Hola Daniel, permíteme disentir en algunos puntos. yo a pesar de tener teléfono superinteligente y terifa plana, no lo tengo online todo el tiempo, tampoco dejo encendidas las bombilles bajo consumo más que las incandescentes, quizá seré algo raro. Si a un motor le aumentan el rendimiento, a igual potencia no consume más, lo que debe haber sucedido con los casos que mencionas es que hayan sido más potentes y por consiguiente consumieran más, Un saludo compañero de Traffic-Club desde Frases Célebres !!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Ian Olivieri, es cierto lo que dices, te doy toda la razón pero la Paradoja y mi punto de vista es general, sé que hay personas que no están enganchadas al móvil, yo mismo, pero la mayoría lo están y por eso aunque sean más eficientes consumen más, por el tiempo de uso, no por otra cosa
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Interesante. Que pases feliz salida y entrada de año. Saludos de Traffic Club y El Talco Negro

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Daniel, muy interesante el blog y muy de acuerdo en general. Mas por generar polémica que por disentir diré que hay un par de ejemplos que se salen de la generalidad. Por ejemplo, como se puede aumentar el uso de lámparas que funcionan toda la noche como las farolas? o 24h como las de los garajes? Ahí la sustitución resulta eficiente y eficaz siempre.
    Otro ejemplo sería el aislamiento térmico, si la casa está en el rango térmico confortable y siempre que tengas termostato y no un simple on/off la calefacción no se encenderá por muy despreocupado que estés con el consumo o en el caso de encenderse lo hará menos horas y a menor potencia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio, es muy cierto lo que dices.

      No todo tiene que ser negro o blanco y perfectamente existe ciertos equipos u aparatos que hacen una función eficiente como bien dices.
      Si embargo, y hablando de forma general, podemos decir que casi todo lo que se produce y vende es para ganar dinero y no hay otra forma de volver a comprar dicho producto sino se rompe o gasta.

      De todas formas, estoy de acuerdo también en lo que dices y te agradezco que compartas tu opinión.

      Saludos!

      Eliminar

Subir